• Roberto Lara

Pueblos fantasma en México que debes conocer.

Actualizado: 4 de nov de 2019

Por sus ruinas pasaron años llenos de vida. Plazas, iglesias, hogares y habitantes que en el pasado prosperaron como sociedad. Actualmente lucen olvidados, desolados e inhabitados. Recorrer estos pueblos genera cierta nostalgia y misticismo como si quisiéramos regresar el tiempo y ver con nuestros propios ojos el resplandor de estos pueblos que hoy en dia son fantasmas. Descubre como eran la vida en estos pueblos antes de su decadente silencio.


Misnebalam, Yucatán.

Muy cerca de la ciudad de Mérida, Misnebalam fue habitada hasta el año 2005 cuando todos sus habitantes optaron por abandonar el lugar. Al igual que muchas haciendas en la península de Yucatán, Misnebalam tuvo su auge durante la época del henequén. Actualmente este pueblo luce triste y desolado y las teorías sobre por que fue deshabitado son dos: la primera por falta de agua y la segunda por hechos paranormales. Actualmente se puede visitar el pueblo desde la ciudad de Merida a través de visitas guiadas.


Minesbalam

Ojuela, Durango.

Durante las épocas de la colonia española fue uno de los centros mineros mas importantes por sus minas de plata, oro, magnesio y zinc. Durante décadas floreció en prosperidad y esplendor. La producción minera continuo hasta mediados del siglo XX cuando tuvo que ser cancelada por las inundaciones de varios niveles de las minas. Actualmente solo quedan las ruinas donde el viento murmura sobre añejas ambiciones y riquezas extintas; su tranquilidad es envolvente, ha desaparecido el ruido de las máquinas, los gritos y silbidos que hacían eco en cañadas y cerros aledaños todo permanece como testigo intemporal de un tesoro extinguido.


Ojuela

San Juan Parangaricutiro, Michoacán

Enterrado bajo toneladas de rocas volcánicas, se encuentra este pueblo, cuya leyenda cobra vida en el año de 1943 cuando el nacimiento del volcán Paricutín obligo a abandonar a toda la población sus hogares de forma inmediata. Su unico sobreviviente es la iglesia de San Juan

Parangaricutiro. Actualmente, la torre de la iglesia está erguida como único testigo del brutal fenómeno. Rodeada de oscuras piedras volcánicas, aislada en medio de un mar de destrucción, la iglesia se ha convertido en un importante atractivo turístico de la zona.


Paricutin

Guerrero Viejo, Tamaulipas.

Fundada en 1750 la antigua ciudad de Guerrero fue una de las ciudades mas antiguas del norte de México hasta el año de 1953 cuando tuvo que ser abandonada totalmente por sus pobladores, al ser inundada por la presa internacional Falcón. Al ser territorio semidesértico, el gran calor que afecta al mismo, evaporando casi totalmente el agua de las crecidas, ha hecho que en algunos momentos se pueda caminar por sus calles angostas. El pueblo se puede visitar cuando la presa tiene sus embalses bajos. Algo que caracteriza a este pueblo fantasma es la cúpula de la Iglesia De Nuestra Señora del Refugio, que fue lo único que sobresalía de las aguas que cubrieron en su totalidad al pueblo y que ahora se encuentra restaurada como uno de los símbolos de su historia.


Guerrero Viejo

Mineral de Pozos, Guanajuato.

De ser un prospero pueblo minero durante finales del siglo XIX y principios del del XX, termino convertido en un pueblo fantasma durante varias décadas. Durante la época de la colonia, el pueblo fue uno de los mayores extractores de oro, plata, bronce, hierro y mercurio, sin embargo a principios del siglo XVI, los colonizadores se vieron forzados a abandonarlas por los continuos batallas con la tribu chichimeca que aun se resistían a la colonización. Después de la independencia de México, Mineral de Pozos recobró el brío minero, pero fue abandonado nuevamente cuando inició la revolución, tanto por las tensiones de la guerra, como por una inundación que resultó devastadora para las minas. Actualmente es un importante imán turístico.


Mineral de Pozos

Real de Catorce, San Luis Potosi.

Con la fiebre de la plata en 1779 fue fundado oficialmente Real de Catorce, uno de los pueblos mineros mas prósperos de la época junto con el pueblo vecino San José de los Coronados. En 1920 fue abandonado cuando la plata se había devaluado y su economía decayó, emigrado sus habitantes convirtiéndolo en un pueblo fantasma. Con la creación de la denominación de Pueblos Mágicos, Real de Catorce recobró la vitalidad. Ahora es un conocido destino turístico; sin embargo, a un par de kilómetros, todavía puede sentirse la atmósfera de un pueblo fantasma en San José de Coronados, un pequeño poblado que a diferencia de Real de Catorce, nunca se recuperó del abandono.


Real de Catorce

Ahora ya lo sabes visita estos maravillosos sitios reservando con Libres y Viajeros aqui.

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales y compartir este articulo si crees que a algún conocido necesita esta guía.

Instagram

Facebook

Twitter

You tube

29 vistas

Más información

Contacto

- 5579030435

REG. NO. 04150370044